Equipos “todavía no”

Y posiblemente no es el tipo de equipos que piensas.

Me envía hace una semana Jesús Casanova -un amigo al que admiro mucho- un más que interesante artículo de GQ sobre la mentalidad de crecimiento.

El texto se centra sobre la capacidad de las personas para adaptarse o no a los momentos de transformación tecnológica, económica, social y laboral que nos toca vivir.

Liderazgo inteligente

El entorno es complejo, cada vez más. Salvo que trabajes en entornos sencillos (y ni aún así. Mira lo que está pasando en el entorno del taxi con Cabify, o en el del alquiler con Airbnb) no tienes capacidad para entender completamente la realidad de tu negocio.

“No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”.

Charles Darwin

En el laberinto actual adaptarse y sobrevivir no es una cuestión de fuerza bruta, si no de trabajo inteligente. Conseguir equipos que sean capaces de pensar colectivamente para continuar avanzando es la estrategia a seguir. Tu sólo no vas a poder dar respuestas a todas las preguntas.

Pero claro, es sencillo de decir, complejo de hacer. Ser un jefe en entornos VUCA no es fácil.

Mentalidad de crecimiento

Nuestra adaptación y la de nuestros equipos tiene que pasar por la idea de la reinvención constante. Pensar que tenemos que estar perpetuamente en movimiento y en cambio es la antítesis de una forma estática de ver el mundo que ya no funciona.

Ya no estás en la playa, con suelo bajo tus pies. Estás en el mar, surfeando.

Estas dos maneras antagónicas de ver el mundo son definidas por la profesora de la Universidad de Standford Carol S. Dweck como mentalidad de crecimiento (growth mindset) frente a mentalidad fija (fixed midset).

Según Dweck, como te veas es critico a la hora de conseguir llevar a cabo tus objetivos con exito. Si te mueves únicamente por la cantidad de inteligencia, personalidad o de carácter que crees que te ha sido concedido… entonces tienes un problema por que no tienes más. Ante una dificultad no puede dar más de ti, si fracasas es el fin.

Una mentalidad de crecimiento en cambio se enfrenta al fracaso como una oportunidad de seguir aprendiendo y trabajando todas esas habilidades, conocimientos, experiencias. Sabe que está en constante evolución (y acumulación).

No he fracasado 999 veces. Simplemente he encontrado 999 formas de no crear una bombilla”

Thomas Alva Edison

Segun Dweck, creer que puedes cambiar y mejorar es más importante que las habilidades y conocimientos que tengas.

Todo esto lo cuenta Dweck en su libro “Mindset: la actitud del éxito“.

Equipos “todavía no”

Uno de los puntos más interesantes que mantiene Dweck tiene que ver con la diferencia que presentamos ante los retos. Enfrentarnos a ellos es bueno, pero -añade- fracasar no es grave cuando lo haces con mentalidad de crecimiento y te dices simplemente “todavía no” (not yet), estoy en ello, ya llegará, he aprendido.

Has intentado coger esta ola y no has podido. No te preocupes, ya llegará otra ola que surfear.

Algo crítico para los que tenemos hijos y que explica en un vídeo de TED (por cierto, lo he visto con mi hija adolescente y le ha gustado mucho).

Claro, que nosotros no somos niños y vivimos en un entorno terrible. en el que (parece que) fracasar no es una opción. Y hay empresas que lo hacen, despiden y pierden la oportunidad de aprender del error.

Castigar el error es propio de entornos de mentalidad fija.

El entorno y la política de tu empresa no es algo que puedas controlar, pero si lo que haces con tu equipo. Eres el jefe, pero ¿Tienes una mentalidad de crecimiento?

Pregúntate ¿Qué actitud tomas cuando tu equipo fracasa en algo? ¿Eres de las personas que se enfada con ellos, les recrimina, busca culpables y se desespera por su incapacidad? O más bien eres de los que mira, evalúa y comprende que es un paso más hacia el objetivo.

Sigue preguntándote ¿Les consideras unos inútiles o piensas que simplemente están en camino?

Si eres de los jefes que estas en la primera de las posturas siempre creerás que la salvación está fuera y llegará de la mano de un mirlo blanco (o de un milagro). Si por el contrario piensas de la segunda manera sabes que no necesitas buscarlo (o esperarlo), está dentro. Es una cuestión de tiempo.

A veces se gana, a veces se aprende.

John C. Maxwell

El primer paso es cambiar tu forma de pensar

Cambia tu modelo de pensamiento, cuando tu equipo no consiga un objetivo piensa “todavía no“, busca aquello que han hecho bien y ayúdales con ánimos redoblados para que la siguiente vez sea un “lo hemos conseguido”. Es importante, por que mientras tu mentalidad sea fija, la de tu equipo lo será también.

La frase “todavía no” dibuja un futuro. No hay nada peor que estar paralizado en el presente y en la culpa y olvidar que un futuro mejor es lo que realmente crea motivación, esfuerzo, ilusión y ganas de cambio.

¿Te atreves a crear un equipo con mentalidad “todavía no”?

Un comentario en “Equipos “todavía no”

  1. Pingback: Construye un equipo “todavía no” – De jefes y equipos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.